Nos levantamos pensando fechorías, comemos diseñando planes macabros, y nunca dormimos porque es perder el tiempo. Bueno, si dormimos pero poquito. Pero siempre estamos pensando como divertirnos.

domingo, 16 de agosto de 2015